MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 21 de septiembre de 2017

COMENTARIOS SOBRE LA PALABRA DE DIOS EN LA SANTA MISA DEL 21-9-2.017

ESTAS FLORES PREDICAN DE UNA MANERA ELOCUENTE LA BELLEZA, LA GRACIA,
LA CIENCIA Y LA SABIDURÍA DE SU CREADOR.






San Pablo a los Efesios 4,1-7.11-13.


Hermanos: 

Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que han recibido. 
Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor. 
Traten de conservar la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu, así como hay una misma esperanza, a la que ustedes han sido llamados, de acuerdo con la vocación recibida. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, lo penetra todo y está en todos. 
Sin embargo, cada uno de nosotros ha recibido su propio don, en la medida que Cristo los ha distribuido. El comunicó a unos el don de ser apóstoles, a otros profetas, a otros predicadores del Evangelio, a otros pastores o maestros. 
Así organizó a los santos para la obra del ministerio, en orden a la edificación del Cuerpo de Cristo, 
hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto y a la madurez que corresponde a la plenitud de Cristo.

Soberbio discurso del gran Apóstol San Pablo, que con San Pedro son los dos pilares de la Iglesia. viene a aconsejar como tiene que ser la actitud del creyente en el mundo en que vivimos. Es un discurso contrario al que tienen los hijos de las tinieblas, que cuando están encarcelados como san Pablo, viven y aconsejan el odio y la venganza. Estos dos puntos de vista antagónicos tienen una explicación bien lógica: Los que han recibido el maravilloso don de la Fe, saben que este mundo es un espejismo, cuya duración es un instante si se compara con la Eternidad, los que no tienen fe viven en una utopía, los primeros vivirán en paz y felicidad, que perdurará por toda la eternidad, los otros una vida pasajera, llena de odio, y de rencor es decir de desgracia en esta Tierra, que continuará por toda la eternidad.





Salmo 19 (18), 2-3.4-5.



El cielo proclama la gloria de Dios 
y el firmamento anuncia la obra de sus manos;
un día transmite al otro este mensaje 

y las noches se van dando la noticia.
Sin hablar, sin pronunciar palabras, 
sin que se escuche su voz,

resuena su eco por toda la tierra 
y su lenguaje, hasta los confines del mundo. 
Allí puso una carpa para el sol

El día transmite la noticia al día y las noches se dan la noticia, quiere decir que sin tregua alguna, la naturaleza día y noche, van transmitiendo continuamente a los que saben ver, que Dios existe, ya que toda la naturaleza animal, vegetal y humana solo con su presencia, y con todas sus actuaciones, analizadas muestran su perfección y continúan sin descanso diciendo: Dios existe, es él que me ha creado y que me ha dado el instinto necesario para sobrevivir, procrear, y cumplir con los mandamientos que Dios nos ha transmitido.
y para los humanos, a pesar de que se puso una carpa para el sol, es decir que Dios permanece escondido, la Gloria de Dios resuena en toda la Creación, que es la música callada y la soledad sonora de la poesía de San Juan de la Cruz.





Mateo 9, 9-13.

Jesús, al pasar, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. 
Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos. 
Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: "¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?". 
Jesús, que había oído, respondió: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. 
Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores". 

Mateo era recaudador de impuestos, y convivía con los Fariseos y los Publicanos, había visto como estos vivían con soberbia, arrebatando los bienes a las viudas y los huérfanos, respetando solo a los poderosos, para obtener de ellos beneficios y prebendas.
A pesar de ser él también un usurero, hizo caso a su Conciencia que le reprochaba su conducta y veía también reprobable la conducta de los que se llamaban elegidos y que se creían los santos de Israel.

Un día oyó hablar de Jesús, de su Vida tan austera, que se dedicaba a hacer el bien y de socorrer a los pobres, los enfermos y los despreciados por esa clase de individuos que no tenían compasión. Se sentía admirado y tocado por la Gracia de Dios, que se comunica siempre a los que aborrecen la explotación de los indefensos, y aman a la Virtud.

Quiso ver a Jesús, y se subió al sicomoro para verlo mejor, por su conducta Jesús entró en su corazón y creyó, restituyendo todo lo que había robado y compensando a los que había engañado. Es la antítesis del hijo de las tinieblas que no tiene compasión por los desgraciados y se aprovecha de que son indefensos par explotarlos cada vez más.




miércoles, 20 de septiembre de 2017

PROFUNDA REFLEXIÓN SOBRE EL EVANGELIO DE SAN LUCAS DEL 20-9-2017



LA GRANDEZA, LA SABIDURÍA Y ETERNIDAD DE DIOS ESTÁN CERTIFICADAS
POR TODA LA CREACIÓN





Como dice el Proverbio: "No hay peor sordo que el que no quiere entender, ni peor ciego que el que no quiere ver".

Toda la Creación compuesta por todas las galaxias, testimonia la infinitud y eternidad de Dios, que hoy se conoce mucho mejor que antes de que se inventaran los telescopios, cuando se creía que la Tierra era el centro del mundo, y que el sol, la luna y las estrellas eran simples luminarias. 

Todos los Pueblos, hasta los más salvajes, que no han conocido la Revelación de Dios, han creído en la existencia de seres superiores y los adoraban dándoles culto, también creían que tenían un alma inmortal, por eso veneraban a sus ancestros, y sabían que tendrían un castigo por sus malas acciones, y un premio por sus buenas obras. 

Y es que Dios al crear cada ser humano, ha grabado en su conciencia la noción del bien y del mal, que es el medio que tiene el Creador para comunicarse con el alma, con unos sentimientos que le alegran el corazón cuando comete una buena acción, y que le causan un amargo remordimiento cuando ha cometido una falta. Saben ciertamente que no hay que hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros, y que hay que amarlos como quisiéramos que nos amen.

Dios ha puesto además en cada hombre una inteligencia, una voluntad y una memoria, que le permite  contemplar, analizar y con su libertad escoger entre el bien y el mal, por eso cada individuo que no ha conocido la Ley de Dios, será juzgado por su conciencia, como lo dice San Pablo. Los que han conocido la Revelación serán juzgados más severamente cuando hayan renegado de esa Ley, ya que han conocido mejor que los otros la distancia tan grande que existe entre el bien y el mal, y se han alejado de esta Ley que sabían perfecta porque encajaba con lo que le decía su Conciencia.



Evangelio según San Lucas 7,31-35.

Dijo el Señor: «¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen? Se parecen a esos muchachos que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: '¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'. Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'. 
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: '¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!'. 
Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos.»





martes, 19 de septiembre de 2017

MARGARITA MARÍA ALACOQUE , CON EL ENCARGO DE JESÚS DE HACER QUE EL MUNDO LE AME

IMÁGENES DE SANTA MARGARITA MARÍA 
DEFENSORA DE LA DEVOCIÓN AL
SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Confeccionado con madera del avellano de las apariciones
El divino Corazón solo pide nuestra confianza 
para hacernos probar la fuerza de su  socorro







Al reverso de la imagen: paño tocado a los
huesos de Santa Margarita María


Visión de Santa Margarita María Alacoque.
De los cuadernos de María Valtorta (2-6-1.944)

[...] Pues bien, creo que estoy en una Iglesia en el interior de un monasterio de rigurosa clausura. Veo un amplio arco, muy alto, que da luz a la Iglesia. En realidad, dar luz o es la expresión más adecuada porque su vano está ocupado por una tupida reja, que lo hace aún más impenetrable porque está cubierta por una pesada cortina de paño muy oscuro, que baja desde lo alto hasta más o menos un metro y medio del suelo, o sea, hasta el punto en que termina el muro que sostiene la reja. [...]

Entra una monja alta y, sin dudas, delgada porque, a pesar del amplio hábito, se nota un cuerpo esbelto. Se dirige al banco y se arrodilla. Se alza el velo que cubría el rostro y veo que este es joven, no tan bello pero gracioso, sumiso, suavemente pálido. Veo dos ojos claros - me parecen de un color castaño-verdoso - que brillan suavemente cuando los alza para mirar el tabernáculo, mientras los finos labios se entreabren con una suave sonrisa. El óvalo del rostro se afila entre las blancas vendas, algo más blancas que su tez. El velo negro desciende hasta la túnica de igual color, de modo que en la figura arrodillada, lo único claro son su gentil rostro, las manos afiladas y bien formadas, unidas en la plegaria, y una cruz de plata que brilla sobre el pecho, más abajo del amplio griñón. Con los ojos fijos en el tabernáculo reza fervorosamente.

Y aquí llega lo bello de la visión. La reja, toda la reja resplandece como si un fuego vivísimo se hubiera encendido más allá de la cortina. la lámpara que antes parecía una estrella reluciente, ahora queda anulada en la luz que va aumentando y cobra cada vez más un tono de plata vivísima, tan vivo que los ojos distinguen solo eso, pues también la reja resplandece en el fortísimo resplandor. Y en ese resplandor aparece Jesús, de pie, erguido, con su cándida túnica y su manto rojo, sonriente, bellísimo.
Exclama: "¡Margarita!" para sacudir a la monja que se ha quedado inmóvil, mirándolo. La llama tres veces, cada vez más dulcemente y sonriéndole cada vez con mayor intensidad. Avanza caminando sin apoyarse en el suelo, sobre el tapiz de luz que se extiende debajo de Él. "Soy Yo, Jesús, a quien amas, no temas".
Margarita María le mira con beatitud y le dice entre lágrimas: "Señor, ¿qué quieres de mí? ¿Por qué te apareces a mí?.
"Soy Jesús, que te ama, Margarita: quiero que tu hagas que me amen".
"¿Como puedo hacerlo, Señor?"
"Observa y lo podrás todo porque lo que verás te dará fuerzas y voz para sacudir al mundo y traerlo a Mí. He aquí mi Corazón.  Míralo. Es el que amó tanto a los hombres y deseó que lo amasen. Pero los hombres no le aman, a pesar de que en ese amor estaría la salvación del género humano. Margarita, di al mundo que Yo quiero que mi Corazón sea amado, ¡Tengo sed! Dame de beber. ¡Tengo hambre! Dame de comer. ¡Sufro! Consuélame. Esta misión será tu júbilo y tu dolor, pero te pido que no la rechaces. Ven, ven a Mí. Acércate a Mí. Besa mi Corazón. ya no tendrás miedo a nada...".

Margarita María se levanta y camina como en éxtasis hacia Jesús. la enorme claridad hace aún más blanco su rostro. se postra a los pies de Jesús.
Más Él la alza  y, sosteniéndola con la mano izquierda, se abre la túnica en su pecho - y al hacerlo parece que se desgarra la carne - y aparece el divino Corazón vivo, palpitante, entre torrentes de luz que iluminan el modesto coro, que hace resplandecer el cuerpo material de la discípula dilecta como si fuera un cuerpo ya espiritualizado. Jesús atrae a sí a su amada y con amorosa violencia le acerca el rostro a la altura de su Corazón, lo estrecha contra él y sostiene a la discípula arrobada pues, de lo contrario, se desplomaría de júbilo. por eso, cuando la separa de Sí, sigue sosteniéndola con dulce cuidado y la apoya en el suelo - pues hasta ese momento Margarita ha caminado en la estela de luz para llegar hasta Jesús - y no la abandona hasta que no la ve firme en su lugar. Entonces dice: "Volveré para hacerte  saber mi voluntad. Ámame cada vez más. Ve en paz".
La luz le envuelve como una nube y va atenuándose cada vez más hasta desaparecer, en el coro, de nuevo sumido en la oscuridad, brilla solamente la estrellita amarilla de la lámpara.
Esto es lo que vi. Y Jesús me dice: "Has cumplido la adoración del Jueves, vísperas del primer viernes. ¿Podrías desear algo mejor?". Sonríe y me deja.


Lucas 7,11-17.

Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. 
Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba. Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: "No llores". Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron y Jesús dijo: "Joven, yo te lo ordeno, levántate". 
El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre. 
Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: "Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo". 
El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina.

¿Como puede ser posible que haya tanta gente que no ame a Jesús?, cuando pasó su vida en la Tierra haciendo el bien, resucitando a muertos, curando enfermos, ciegos sordos y leprosos y exorcizando a los posesos.
Para colmo, se ofreció como Víctima expiatoria, murió para darnos la Vida, por lo que, como lo dice San Juan de la Cruz, si teníamos que agradecerle por habernos dado la vida material, le debemos amor eterno por habernos dado la Vida espiritual, que tuvo que pagar con su tremenda Pasión, y su agonía en la Cruz.





lunes, 18 de septiembre de 2017

LECTURAS DE LAS ESCRITURAS DE LA MISA DEL 18-9-2.017







IMAGEN DE UN CENTURIÓN ROMANO





San Pablo a Timoteo 1 2,1-8.

Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna. 
Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, porque él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. 
Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo, hombre él también, que se entregó a sí mismo para rescatar a todos. Este es el testimonio que él dio a su debido tiempo, y del cual fui constituido heraldo y Apóstol para enseñar a los paganos la verdadera fe. Digo la verdad, y no miento. 
Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones. 

En los diez grados de la escala mística para alcanzar a Dios, según San Bernardo y Santo Tomás y comentada por San Juan de la Cruz, el santo Doctor de la Iglesia explica que cuando el alma esposa ha alcanzado el segundo grado, en cada momento de su vida, cuando duerme, cuando se despierta, cuando trabaja, cuando come, siempre, en cualquier momento y ocasión está pensando en su Divino Esposo que es Cristo Jesús.

[...] Aquí en este grado, tan solícita anda el alma, que en todas las cosas busca el Amado; en todo cuanto piensa, luego piensa en el amado; en cuanto habla, en cuantos negocios  se ofrecen, luego es hablar y tratar del amado; cuando come, cuando duerme, cuando vela, cuando hace cualquier cosa, todo su cuidado es en el Amado [...]

El alma aunque esté completamente retirada del mundo, hace más provecho a la Iglesia que mucha gente predicando: Es lo que ocurrió con Moisés, que retirado del combate en una cumbre, levantando los brazos al cielo, logró la victoria contra los amalacitas implorando a Dios, y logró detener el sol para que la Victoria de Josué fuera completa.




Salmo 28(27),2.7.8-9.

Oye la voz de mi plegaria, 
cuando clamo hacia ti, 
cuando elevo mis manos hacia tu Santuario.
el Señor es mi fuerza y mi escudo, 

mi corazón confía en él. 
Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: 
por eso le daré gracias con mi canto.
El Señor es la fuerza de su pueblo, 

el baluarte de salvación para su Ungido.
Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; 
apaciéntalos y sé su guía para siempre. 

Cuando el alma ha llegado a ese grado de Amor, todo son alabanzas a Dios, acciones de gracias y alegría del corazón, por la presencia de Dios en su alma que le comunica poco a poco su misma esencia hasta que el último grado que ya no es de este mundo, el alma se transforma en Dios por posesión perpetua y total de su misma esencia.



EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 7,1-10.

Cuando Jesús terminó de decir todas estas cosas al pueblo, entró en Cafarnaún. Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. 
Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor. Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: "El merece que le hagas este favor, porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga". 
Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: "Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 

Porque yo que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: 'Ve', él va; y a otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: '¡Tienes que hacer esto!', él lo hace". 

Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: "Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe" .Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.

Estamos en presencia de uno de los momentos más trascendentales del Evangelio, cuyas palabras se oirán en cada misa hasta el fin del mundo: "Señor, yo no soy digno que entres en mi casa, pero di una palabra tuya, y mi alma será sana".

Se trata de un alma humilde, que es el ejemplo del verdadero creyente, sabe reconocer el poder de Dios, porque tiene grabado en su alma como se ejerce la verdadera caridad, sin haber visto ningún milagro de Jesús, cree en Él, ya que para el verdadero creyente no se necesitan milagros y para el que no cree los milagros son inútiles, que es lo que ocurría a los Fariseos.

Es de una humildad tan grande que se encuentra indigno de recibir a Jesús, es lo contrario de los iluminados, que se creen enviados y buscan afanosamente las alabanzas de los hombres, como los Fariseos y mucha gente de hoy que les gusta firmar autógrafos y recibir alabanzas públicas y aclamaciones son los que serán rechazados el día del Juicio aunque hayan predicado en las plazas, y hasta expulsado demonios, como dice Jesús en el evangelio, porque todo lo han hecho para recibir alabanzas.











domingo, 17 de septiembre de 2017

REFLEXIONES SOBRE EL PERDÓN DE LOS PECADOS QUE ES LA MISERICORDIA DE DIOS: EL EVANGELIO DE HOY 17-9-2.017

TODO EL QUE QUIERE, PUEDE ALCANZAR LA VIDA ETERNA
EN ESTE MUNDO


Mensaje de Misericordia de Jesucristo al mundo actual

(Confiado a Santa Faustina)



965- Las almas mueren a pesar de Mi amarga Pasión. Les ofrezco la última tabla de salvación, es decir, la Fiesta de mi misericordia. Si no adoran a Mi misericordia, morirán para siempre. Secretaria de mi misericordia, escribe, habla a las almas de esta gran misericordia Mía, porque está cercano el día terrible, el día de Mí Justicia.


La Misericordia está compuesta de dos premisas:

La Justicia: Perdono y es necesario, porque Cristo sabe que yo también soy pecador, y si yo no perdono no seré tampoco perdonado, porque cualquier pecado es una ofensa al prójimo y también a Dios.
La bondad: Perdono, y es también necesario, porque Cristo sabe que si he sido misericordioso con los demás, Él también lo será conmigo.
En eso consiste el mensaje de Jesús a Santa Faustina: el que no quiere entrar por la Puerta de la Misericordia, es decir el que no se ha acogido a estos dos axiomas, será tratado como él mismo trató a los otros, con Justicia que exige que sea tratado como trató a los demás; y con maldad, que es como también trató a su prójimo, y a esos se aplica la maldición de Dios.
Y la mayor sorpresa de los juzgados será, como lo relata el Evangelio, descubrir que todo el mal y el bien que hicieron a sus semejantes, se lo hicieron a Dios mismo.

Quiero aquí aclarar una discusión con cierto individuo, al que yo citaba las palabras del Apocalipsis, en donde los Santos martirizados pedían a Dios Justicia.



Apocalipsis 6, 9-11

"Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar a los degollados por anunciar la palabra de Dios y por haber dado el testimonio debido. Y gritaban con potente voz diciendo:
-Señor Santo y veraz, ¿Cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la Tierra?
Se les entregó entonces a cada uno un vestido blanco y se les dijo:
-Aguardad un poco todavía. Aguardad hasta que se complete el número de vuestros compañeros y de vuestros hermanos que, como vosotros van a ser martirizados".

Pues la reacción de este individuo fue negar que esto fuera posible, y argumentaba que todos los mártires murieron perdonando a sus verdugos. Y esto me recuerda también las palabras de cierto Profesor, cuando yo estudiaba en la Facultad de Teología de Granada para ser profesor de Religión, y que criticaba nada menos que a Santo Tomás de Aquino, porque ese Doctor de la Iglesia había afirmado que una de nuestras más grandes alegrías en el Paraíso, será ver como se cumplió la Justicia de Dios hacia los condenados.

Estamos pues en presencia de dos comportamientos que a primera vista parecen contradictorios, pero que personalmente creo que son los más adecuados, y que reflejan perfectamente la mentalidad de los hombres, que es necesaria en este mundo, pero que no será así en el Santo Reino de Dios. Y este hecho resulta incomprensible para los modernos teólogos, que son los abanderados de la Teología del relativismo, como Hans Küng, Massiá o Queiruga, fieles seguidores de Satanás que les ha infundido la idea falsa de que no hay diferencia alguna entre el Pecado y la Virtud.

Dice Jesús en las obras de María Valtorta:

"No seas ilusos, en el día del Juicio mi cayado de Pastor se cambiará en un cetro Real, y mi Justicia será inexorable".
"Yo redimiré a todos los hombres que se arrepientan, los impenitentes no tendrán redención".

Basta también recordar las terribles palabras de Jesús dirigidas a los condenados en el Juicio final, relatadas en los Evangelios. En donde Jesús dice textualmente:

"...Apartaos de Mí, malditos, id al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles..." (Mt 25-41)


Y, a pesar de estas palabras tan claras, que no se prestan a confusión, muchos "Teólogos" no tienen ningún reparo en afirmar, ¡Que no es Dios el que castiga, que es el alma que se aparta de Él!

La explicación a este problema, creo sinceramente que es bien sencilla: Aún estamos en el tiempo en que el trigo y la cizaña están creciendo, y no vemos muy claro cual es el trigo y cual es la cizaña, esta última no se puede arrancar aún, ya que se puede confundir con la buena semilla plantada por Dios. Pero aquí subsiste otro problema de fondo: Mientras hay vida hay esperanza, lo que quiere decir que Dios y el hombre pueden hacer el milagro de transformar la cizaña en trigo por la Acción de la Gracia, que proviene de Dios, y el hombre con el perdón hacia su semejante, puede dar vía libre a la Misericordia, que proviene de la inmensa fuerza del Amor de Dios, que es el Espíritu Santo. 

De la misma manera, pero a la inversa, el trigo se puede transformar en cizaña por el veneno del Odio inoculado por Satanás gracias al pecado del orgullo, que abre la puerta a todos los pecados, que conducen a la muerte del alma.


Y esto es lo que explicó el Ángel Azarías 

a María Valtorta:


[...] Nosotros queremos de ti este completo conocimiento (el don del discernimiento de los espíritus) a fin de que produzca un mar de misericordia dulcísima en el que tu puedas purificar los ánimos de tus hermanos absolviendolos, en lo que está de tu parte, de toda culpa y pidiéndole al Dios de la Misericordia que les absuelva. 
Recuerda siempre que tu Señor y mío, te enseñó que la fuerza que consigue el perdón de Dios para un pecador, es el perdón del ofendido. 
Es un trastrueque en la petición de la Oración de Jesús Santísimo: "Padre perdónanos nuestras deudas como nosotros se las perdonamos a nuestros deudores" dice el Padrenuestro. Es la misericordia de su corazón que todo y a todos absuelve diciendo: "No son unos malvados sino unos infelices" y grita asimismo: "Padre, perdona a nuestros deudores puesto que nosotros ya les hemos perdonado todo". 

[...] Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo."

Y esa es la verdadera explicación del porque los Mártires perdonan a sus verdugos en esta Tierra, y en el Cielo, donde se ha recolectado el trigo y la cizaña, claman Justicia. 
En este mundo, y desgraciadamente en muchos católicos, en donde se ha implantado el relativismo y en donde casi nadie se da cuenta de la gravedad del pecado, que es una ofensa grave a Dios, y un sufrimiento añadido a su cruenta Pasión, esta postura es incompresible.


Dice San Juan de la Cruz en los 
Dichos de luz y amor:

"No sabe el hombre gozarse bien ni dolerse bien, porque no entiende la distancia de el bien y de el mal".

Esto, dicho hace más de 500 años, en donde se admiraba la Virtud, y se despreciaba el pecado, es en nuestros días, más verdadero que nunca, ya que como lo hemos dicho, el Demonio ha impuesto el relativismo en la Sociedad, y para muchos, el pecado es mejor que la Virtud. Y además, se predica también un Dios relativista que quiere igual a un Santo asceta que a un sádico pecador.







COMENTARIOS SOBRE LAS LECTURAS DE LA MISA DEL SÁBADO 16-9-2.017


EL INSONDABLE MISTERIO DE LA PREDESTINACIÓN



Lectura de la primera carta del apóstol san 
Pablo a Timoteo (1,15-17)


Podéis fiaros y aceptar sin reserva lo que os digo: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el primero. Y por eso se compadeció de mí: para que en mí, el primero, mostrara Cristo Jesús toda su paciencia, y pudiera ser modelo de todos los que creerán en él y tendrán vida eterna. Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.



Palabra de Dios

La señal inequivoca de la Santidad de San Pablo es su gran humildad al reconocerse el más grande pecador, esta afirmación, común a todos los Santos se debe a la presencia de Dios que alumbra su alma de tal manera que ocurre lo que dice San Juan de la Cruz:  es lo que tiene lugar en una habitación oscura donde penetra un rayo de sol, se aprecian las diminutas motas de polvo, y el alma al verse con defectos se da cuenta de su miseria y nace en ella el santo temor de Dios, se ablanda y se vuelve pobre de Espíritu, condición necesaria para que Dios la visite y al saberse perdonada, alabe a Dios con gozo y alegría. 

Esa presencia de Dios, infunde en ella la fuente de todas las virtudes que es la humildad, ya que el que se ve sin defectos, se toma por escogido o iluminado, y se llena de soberbia, es desobediente y desprecia a todos los demás porque se vuelve ciego, como le ocurrió a los Fariseos y sigue ocurriendo hoy a los que se toman por escogidos y les encantan los baños de multitudes con aclamaciones a sus personas, ya que Jesús que es la Luz del mundo está ausente en ellos.

Salmo 112,1-2.3-4.5 a.6-7 



R/. Bendito sea el nombre del Señor, 
ahora y por siempre



Alabad, siervos del Señor, 
alabad el nombre del Señor. 
Bendito sea el nombre del Señor, 
ahora y por siempre. R/.



De la salida del sol hasta su ocaso, 
alabado sea el nombre del Señor. 
El Señor se eleva sobre todos los pueblos, 
su gloria sobre los cielos. R/.



¿Quién como el Señor, Dios nuestro, 
que se abaja para mirar al cielo y a la tierra? 
Levanta del polvo al desvalido, 
alza de la basura al pobre. R/.


Esta es la alabanza del humilde, que es a quien va dirigida la bienaventuranza de los pobres de Espíritu, es la que oiremos retumbar en el Cielo por toda la Eternidad, esa alabanza nunca se oirá en boca del Soberbio, será al contrario su eterna rebelión hacia Dios que dijo ¡Ay de vosotros los ricos, porque ya habéis tenido vuestra paga en la Tierra!



Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,43-49):


En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: «No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto; porque no se cosechan higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca. ¿Por qué me llamáis "Señor, Señor", y no hacéis lo que digo? El que se acerca a mí, escucha mis palabras y las pone por obra, os voy a decir a quién se parece: se parece a uno que edificaba una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca; vino una crecida, arremetió el río contra aquella casa, y no pudo tambalearla, porque estaba sólidamente construida. El que escucha y no pone por obra se parece a uno que edificó una casa sobre tierra, sin cimiento; arremetió contra ella el río, y en seguida se derrumbó y quedó hecha una gran ruina.»

Palabra del Señor.

Los árboles que dan fruto con semilla aparecen en el tercer día de la Creación, simbolizan la Justicia de Dios Padre que está ligada al misterio de la Predestinación, es la diferencia abismal que existe entre los buenos y los malos, similar a la que existe entre la Luz y las tinieblas, es decir entre Dios y Satanás, diferencia que hoy día ha sido abolida en gran parte por la mentalidad relativista actual, aprobada y fomentada por los predicadores discípulos de Satanás, que se parecen a su amo Lucifer que se cree igual a Dios, y que es directamente responsable de todas las calamidades y las desgracias, guerras y enfermedades de la Humanidad.  

sábado, 16 de septiembre de 2017

HOY 15 DE SEPTIEMBRE FIESTA DE LA VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS, PATRONA DE GRANADA,






 GRAN OFRENDA FLORAL A LAS PUERTAS DE LA BASÍLICA.

Es la Madre de Dios, la Madre de la Iglesia, la Madre de la Humanidad, desde que Jesús le dijo a Juan: "He aquí a tu Madre", y a su Madre: "He aquí a tu hijo".
Bienaventurado el Cristiano que se acoge a su protección, desgraciado del que dice creer en Jesús y que menosprecia el Poder de la Reina del Cielo y de la Tierra! 







viernes, 15 de septiembre de 2017

COMENTARIOS SOBRE LAS LECTURAS DE LA MISA DEL Viernes 15 Septiembre 2017






San Pablo a los Hebreos 5,7-9.

Hermanos: 

Cristo dirigió durante su vida terrena súplicas y plegarias, con fuertes gritos y lágrimas, a aquel que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su humilde sumisión. 
Y, aunque era Hijo de Dios, aprendió por medio de sus propios sufrimientos qué significa obedecer. De este modo, él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen. 

Estas palabras del Apóstol San Juan se refieren sin duda alguna a la Naturaleza humana de Jesús, ya que como Dios, a Él no le podía alcanzar el sufrimiento. Y esta es una de las más difíciles interpretaciones a las cuales se enfrentan todos los teólogos. 

Al terminar la Creación, Dios entró el séptimo día en su descanso y no recuerdo donde, he leído que por eso, los sufrimientos de Cristo-Dios son semejantes a lo que les ocurre a los mortales, que en los sueños que tienen al dormir, es decir el "sueño del sueño", repetición que no se da en la lengua francesa que se traduciría por "le rêve du sommeil", se desarrollan en sus mentes acontecimientos en los cuales no interviene su voluntad.

Y se llega a sufrir como si fueran acontecimientos reales, es lo que ocurre para Jesús-Dios, en este mundo que como dijo cuando lo prendieron en el huerto de los olivos, este mundo no es su Reino y pasará como pasa con el "rêve" a los mortales, que ha sido y no ha sido. 

En este mundo nuestro que es un mundo virtual, ya que está y no estará, Jesús con sus sufrimientos logró el sublime triunfo contra Satanás, que al darse cuenta de que su victoria en el Jardín del Edén iba a esfumarse, intentó por todos los medios derrotarlo, para que no se ofreciera en holocausto para la Redención del género Humano.



Salmo 31(30),2-3a.3bc-4.5-6.15-16.20.

Yo me refugio en ti, Señor, 
¡que nunca me vea defraudado! 
Líbrame, por tu justicia;
inclina tu oído hacia mí
y ven pronto a socorrerme.

Sé para mí una roca protectora,
porque tú eres mi Roca y mi baluarte: 
por tu Nombre, guíame y condúceme.
Sácame de la red que me han tendido, 

porque tú eres mi refugio.
Yo pongo mi vida en tus manos: 
tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.
Pero yo confío en ti, Señor, 

y te digo: «Tú eres mi Dios,
mi destino está en tus manos.» 
Líbrame del poder de mis enemigos 
y de aquellos que me persiguen.
¡Qué grande es tu bondad, Señor! 

Tú la reservas para tus fieles; 
y la brindas a los que se refugian en ti, 
en la presencia de todos.

Magnífico canto de alabanza a Dios por su sublima victoria contra las fuerzas del mal, que fueron derrotadas pero que continúan acechando a la Humanidad, con una fuerza tal, que solo se puede vencer con la ayuda de Dios. Por esa razón es también una magnífica oración para pedir la protección del Altísimo, ya que aunque Satanás haya sido derrotado y condenado, quiere morir matando para vengarse de Dios.




EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 19, 25-27.

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. 
Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: "Mujer, aquí tienes a tu hijo". 
Luego dijo al discípulo: "Aquí tienes a tu madre". Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa. 

Este pasaje del Evangelio, que relata que al pié de la Cruz estaban las tres Marías, que eran la Madre de Dios, su hermana, y María Magdalena, y solo como hombre el Apóstol Juan, relatan como Jesús nombró a María Madre de la Humanidad y al único hombre creyente que allí había, hijo de María.

Jesús no dijo a su Madre: "Mujer aquí tienes a mi discípulo", sino a TU HIJO, y a su discípulo: "Aquí tienes a mi Madre", sino a TU MADRE. 

Eso no lo comprenderán nunca nuestros "hermanastros" Protestantes, ya que al no reconocer a la Virgen María como su Madre, no son nuestros hermanos, si lo son sin embargo los Ortodoxos que la reconocen por Madre.



















jueves, 14 de septiembre de 2017

COMENTARIOS SOBRE EL EVANGELIO DEL 14-9-2.017: LA PACIENCIA DE DIOS EN ESTE MUNDO, Y SU JUSTICIA FINAL



María, Reina de los Ángeles y madre de la Humanidad, ruega por mí
 para que no me aparte del Camino que lleva a Dios




Números 21, 4-9

En el camino, el pueblo perdió la paciencia y comenzó a hablar contra Dios y contra Moisés: "¿Por qué nos hicieron salir de Egipto para hacernos morir en el desierto? ¡Aquí no hay pan ni agua, y ya estamos hartos de esta comida miserable!". 
Entonces el Señor envió contra el pueblo unas serpientes abrasadoras, que mordieron a la gente, y así murieron muchos israelitas. 
El pueblo acudió a Moisés y le dijo: "Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti. Intercede delante del Señor, para que aleje de nosotros esas serpientes". Moisés intercedió por el pueblo, 
y el Señor le dijo: "Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado". Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta. Y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la serpiente de bronce y quedaba curado. 

La serpiente abrasadora simboliza todas las pruebas y sufrimientos que Dios manda en este mundo para que los que se han apartado de Él, y no han sabido agradecer todos lo que ha hecho por ellos, recapaciten y vuelvan a Dios. He conocido a cierta persona que había sido educado en la fe de la Iglesia Católica y que llevaba una vida depravada, y se había olvidado de Dios. Al tener una enfermedad grave se acordó de Dios y pidió que le dieran un escapulario de la Santísima Virgen María.

De la misma manera que amor con amor se paga, como dice el proverbio, los ataques de la serpiente abrasadora, que es el pecado, se curarán mirando (que en lenguaje espiritual significa haciendo suya), otra serpiente abrasadora que es la Cruz de Jesús que nos invita a hacerla nuestra, ya que es por eso que se llama abrasadora, para que se opere el perdón de los pecados, y la Redención del género humano.





Salmo 78(77),1-2.34-35.36-37.38.


Pueblo mío, escucha mi enseñanza, 
presta atención a las palabras de mi boca:
yo voy a recitar un poema, 
a revelar enigmas del pasado.

Cuando los hacía morir, lo buscaban 
y se volvían a él ansiosamente:
recordaban que Dios era su Roca, 
y el Altísimo, su libertador.

Pero lo elogiaban de labios para afuera 
y mentían con sus lenguas;
su corazón no era sincero con él 
y no eran fieles a su alianza.

El Señor, que es compasivo, 
los perdonaba en lugar de exterminarlos; 
una y otra vez reprimió su enojo 
y no dio rienda suelta a su furor.

Muchas veces el pueblo afligido por una dolencia se acuerda de Dios, pero en el fondo de su corazón no tienen arrepentimiento sincero y profundo, que Dios ve claramente, mirando su corazón. Este Salmo indica que a pesar de ello, Dios perdona por qué conoce la flaqueza humana, y espera pacientemente, a que recapaciten y no vuelvan a pecar, para eso estamos en este mundo y Dios da una vida entera para conseguirlo, a veces solo se consigue en la última hora de la vida, casi siempre por la oración de los hermanos que constituye el Cuerpo místico de Cristo.




Juan 3,13-17.


Jesús dijo a Nicodemo: 
«Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo. 
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna. 
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. 
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.» 

Aquí, creo que hay que aclarar que creer en Jesús, no es suficiente, ya que los demonios también creen en Él: creer es asumir su Doctrina y cambiar de vida, es un gravísimo error pensar que solo la fe sin obras es suficiente como así lo creen las sectas protestantes, ya que si aquí en este mundo, Dios perdona esperando a que se produzca un cambio.

En el día del Juicio no será así, Jesús cambiará su bastón de Pastor, por su Cetro Real, y su Justicia será inexorable, cosa que no entienden muchos "maestrillos espirituales", que son los relativistas y quietistas, que rechazan las palabras del Evangelio que explica claramente como será el Juicio final, que son un premio y un castigo eternos de una gracia y una desgracia indescriptibles. 



miércoles, 13 de septiembre de 2017

EVANGELIO DE HOY 13-09-2.017. BENDICIONES E IMPRECACIONES DE JESÚS DIRIGIDAS AL MUNDO ENTERO, Y MÁS VIGENTES QUE NUNCA.

Bendiciones de Dios


LAS BENDICIONES DE DIOS SON PARA LAS ALMAS HUMILDES
TRAEN SIEMPRE HERMOSURA Y  CRECIMIENTO
 EN VIRTUDES QUE CAUSAN
ADMIRACIÓN
Las bienaventuranzas se aplican siempre a las almas humildes, que espiritualmente hablando son los pobres de Espíritu, que han conseguido limpiar sus tres potencias del alma que  son memoria, entendimiento y voluntad, repudiando todos sus apetitos animales, para que pueda entrar en ellas la Gracia de Dios, para operar la transformación de hombre viejo a Hijo de Dios. 
Solo a esas almas se les puede aplicar esa transformación del alma para hacerla apta a entrar en el Eden y comer el fruto del árbol de la vida gracias a esa limpieza de sus sentidos que han sido acrisoladas por la acción de las espadas flameantes de los querubines que guardan el acceso del Paraíso.
Todos los que han logrado conseguir este propósito, como lo dice Jesús, tendrán hambre y sed de la Justicia de la Dios, porque tendrán que vivir en medio del mundo que se burla de esa actitud de esas almas que rehuyen entregarse al mundo y sus seducciones, y por eso son despreciados, este comportamiento les produce una profunda pena porque al amar cada vez más a Dios, aman cada vez más a sus hermanos, que hablan una lengua completamente distinta a la suya.


     Jesús, fijando la mirada en sus discípulos, dijo: «¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece! 
-¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! 
-¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán! 
-¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre! 
¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo. De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas! 


Maldiciones de Dios


LAS IMPRECACIONES DE DIOS  SE APLICAN PARA LAS ALMAS
 SOBERBIAS, QUE TERMINAN SIEMPRE
HACIENDO EL RIDÍCULO
Los soberbios son los Hijos de las tinieblas, que como su padre se creen que son como Dios, que no tienen defecto alguno, explotan a los demás diciendo "Quiero lo bueno para mí y lo malo para ti", son los que suelen triunfar en este mundo, y abandonan a Dios para conseguir sus fines porque la fortuna se obtiene siempre, ellos o sus padres por una explotación abusiva de sus hermanos.
Esos individuos son como los Fariseos, que les gustan las alabanzas y los baños de masas donde son aclamados, recibiendo en este mundo la recompensa a su labor egoísta, que les será negada en el Cielo.
Dios no se comunica nunca con los soberbios, ya que su aroma es un hedor insoportable, pero escoge el humilde que tiene un aroma exquisito.

Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo! 
-¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre!
-¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas! 
-¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los falsos profetas!»