MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 10 de junio de 2017

PROFUNDO EXAMEN DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA IGLESIA Y DE LA MENTALIDAD DE LOS FIELES, QUE HAN QUEDADO ANESTESIADOS.





Estas palabras del Padre Willie  de la Parroquia Santa Bernardita de San Juan de Puerto Rico, son un análisis de la espiritualidad de la Iglesia actual y de sus fieles, que han cambiado de mentalidad si se compara con la fe del Pueblo de hace 50 años.

Las causas son bien evidentes: La Religión para muchos ha quedado reducida a un simple precepto, y se ha olvidado que exige de nosotros una total transformación de nuestra conducta de hombre viejo, volviendo a renacer a la vida espiritual como lo dijo Jesús a Nicodemo. La mayoría de la gente huye de la Cruz, que es el instrumento necesario para alcanzar la Santidad. Es el hedonismo imperante que ha retirado a Dios de las Conciencias, y ha abierto la puerta a Satanás.

Las consecuencias son desastrosas, el mundo se ha convertido en un lugar de vicio y de pecado, con leyes propiciadas por los políticos de turno que para captar votos que los mantengan en el poder, miman a la gran mayoría del Pueblo que solo piensa en el consumismo y huye de todo sacrificio.

La Religión Católica es despreciada y ridiculizada por esos políticos y sus partidarios porque condena sus costumbres, y transmite la Luz de Cristo que ilumina sus pecados y sus aberraciones. 

Y así, poco a poco, al eliminar las Leyes de Dios, se comete otra vez el deicidio como cuando mataron a Cristo en la Cruz, con la diferencia que ahora no habrá una segunda Resurrección, y estamos por eso viviendo con las señales precursoras del fin de los tiempos, con la venida del Anticristo. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario