MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 16 de junio de 2017

PROFUNDAS REFLEXIONES SOBRE EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO.


La vida es corta. Dejad de perder el tiempo con malas personas que no os dejan vivir felices.
Si alguien os quiere tener en su vida, os acogerá, no tendréis que luchar para conseguirlo
No permanezcáis con la gente que os desprecia, aprender a apreciar a las personas

  que solo os acompañan en los momentos de felicidad, pero sobre todo
 a las que os acompañan en los peores momentos.

    
       El Santo cura de Ars solía decir que el Sacramento del Matrimonio era un grandísimo Sacramento. Este Sacramento, que es un don de Dios a los hombres tiene, como todos los Sacramentos unas normas que si no se cumplen, anulan todas las gracias que son necesarias para que sea eficaz, y pueda contribuir a la santificación de las almas, de los esposos y de los hijos, para así poder alcanzar la Vida eterna, que es la dicha y el triunfo más importante en la vida de todo ser humano.

     Y esto, como lo hemos dicho, es común a todos los Sacramentos, el Sacramento del Bautismo, a pesar de que nos limpia del pecado Original, y nos predispone para la santidad, es ineficaz si el alma no cumple los mandamientos de la Ley de Dios, y lo mismo ocurre con el Sacramento de la Confirmación, que no sirve para nada, si el alma rechaza todos los consejos que le inspira el Espíritu Santo, o el Orden Sacerdotal, si el Sacerdote no sigue las normas que le exige su Sagrado Ministerio, o las Constituciones del Fundador de la Orden si el Consagrado pertenece a una asociación Religiosa.

          Lo mismo ocurre con el Sacramento de la Penitencia, si un pecador se confiesa, pero no tiene ni arrepentimiento, ni voluntad alguna de enmienda, la absolución del Sacerdote no sirve para nada. Igualmente, el Sacramento de la Extrema Unción, no surtirá efecto si el que va a comparecer en el Juicio de Dios, es un individuo que no cree en la vida eterna.

               Y esto hoy día, es muy importante porque se repite incansablemente, como un “mantra”, "Dios te perdona siempre", pero no se habla del arrepentimiento, que es condición necesaria y suficiente para que se produzca el perdón de Dios y la absolución de los pecados.

                En lo que se refiere al sacramento del Matrimonio, es un asunto mucho más grave, porque como lo vemos en este escrito del Evangelio como me ha sido revelado de María Valtorta, el matrimonio implica a varias personas, y también a los posibles hijos, y tiene unas normas muy estrictas, que si no se cumplen, conllevan unas consecuencias dramáticas, y un pecado mortal de Adulterio. Otra cosa importantísima en lo que se refiere a las injusticias provocadas por el Divorcio, que hoy día está aprobado por los gobiernos, y visto completamente normal por mucha gente, y que es una fuente inagotable de un sinfín de injusticias, depravaciones y pecados.

        Y es porque en la mayoría de los casos, los divorcios ocurren por una falta absoluta de espíritu de sacrificio, es decir por hedonismo. La mayoría de los gobiernos actuales, cuyos dirigentes sólo buscan votos para mantenerse en el poder, lo aplican en las leyes para contentar al rebaño de los electores, que solo buscan vida fácil y placer, leyes que siempre aprovecha a los poderosos y van en contra de los pobres y los humildes, en el caso de los divorcios, los sufrimientos mayores son siempre para el cónyuge más pobre y sobre todo para los hijos, que no tienen ninguna culpa.

          Y un abismo del vicio, llamando a otro abismo de pecado, como dice la Biblia, hace que crezca cada vez más la corrupción: después de los divorcios, vienen los abortos; los matrimonios de homosexuales, con los mismos derechos que los matrimonios tradicionales, la eutanasia, la libertad sexual hasta para los niños, el intento de destrucción de la Religión, porque es contraria al hedonismo y predica el sacrificio y la Cruz para alcanzar la Vida eterna, y por esa razón, todos los gobiernos modernos atacan incansablemente a la Religión, ridiculizándola y tratando por todos los medios de acallarla, para intentar apagar la verdadera fe de los creyentes, directamente, o corrompiendo la Jerarquía, labor que lideran las hordas satánicas y toda la clase política atea y llamada “progresista” . 

          Además, el apóstol San Pablo compara el amor de los esposos, que en la unión material para la procreación, se transforman en una misma carne, con la unión mística y espiritual entre Jesús-Dios y su Iglesia, que se transforman en un mismo Espíritu, es la fusión del alma de los Santos en el Cielo con su Creador, que serán dioses, no por naturaleza, pero si por Amor.
     




SEXTO DISCURSO DE LA MONTAÑA DE JESÚS
LA ELECCIÓN ENTRE EL BIEN Y EL MAL:
EL ADULTERIO; EL DIVORCIO


        
[…] Jesús sonríe y empieza a hablar:

“Habéis oído que fue dicho antiguamente: “No cometerás adulterio”. Los que, de vosotros ya me han oído en otro lugar saben que en otras ocasiones he hablado de este pecado. Pues bien, fijaos para Mí se trata de un pecado que no toca solo a una persona sino a dos y tres. Me explico. El adúltero peca respeto a sí mismo, peca respecto a su cómplice, peca al llevar a su mujer al pecado, o el marido traicionado, el cual o la cual pueden llevar a su vez desesperarse o cometer un delito. Esto por lo que se refiere al pecado ya consumado. Pero digo más: digo que no solo el pecado consumado, sino el deseo de consumarlo es ya pecado.

¿Qué es el adulterio? Es desear febrilmente aquel que no es nuestro, o a aquella que no es nuestra, se empieza a pecar con el deseo, se sigue con la seducción, se completa con la persuasión, y se corona con el acto.

¿Cómo se empieza? Generalmente con una mirada impura. Esto se enlaza con lo que antes decía. El ojo impuro ve lo que a los puros les está celado, por el ojo entra la sed en la garganta, el hambre en el cuerpo, la fiebre en la sangre. Ahora bien, el que padece este delirio, si el otro – la persona objeto de la mirada – es honesto, se queda solo, revolcándose en sus carbones encendidos, o termina difamando, para vengarse, pero si el otro es deshonesto responderá a la mirada, empezando así el descenso hacia el pecado.

Por tanto, os digo: “El que haya mirado a una mujer con concupiscencia ha cometido ya adulterio con ella, porque su pensamiento ha cometido ya el acto de su deseo”. Antes que esto, si tu ojo derecho te ha sido motivo de escándolo, sácatelo y arrójalo lejos de ti. Más te vale quedarte tuerto que hundirte en las tinieblas infernales para siempre. Y si tu mano derecha ha pecado, ampútala y arrójala. Más te vale tener un miembro menos que pertenecer entero al infierno. Es verdad que he dicho que los deformes no podrán seguir sirviendo a Dios en el Templo, pero pasada esta vida, los deformes de nacimiento santos, o los deformes por virtud, serán más hermosos que los ángeles y servirán a Dios, amándole en el gozo del Cielo.

Se os dijo también: “Quienquiera que repudie a su mujer le dará libelo de divorcio”. Pues bien, esto debe de ser reprobado. No viene de Dios. Dios dijo a Adán: “Esta es la compañera que te he formado. Creced y multiplicaos sobre la Tierra, llenadla y dominadla”. Y Adán, lleno de inteligencia superior porque el pecado no había todavía ofuscado su razón – que había salido de Dios perfecta - , exclamó: “ ¡Por fin, hueso de mis huesos y carne de mi carne! Esta se llamará Varona, o sea, otro yo, porque fue sacada del hombre. 

Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre y serán los dos una sola carne”. Y la eterna Luz, en su creciente esplendor de luces, aprobó con una sonrisa lo que había dicho Adán, lo cual vino a ser la primera, imborrable Ley. Pues bien, el hecho de que, por la versatilidad cada vez mayor del hombre, tuviera que poner un freno y decir: “Pero si la has repudiado no puedes volver a tomarla”; ello no cancela la primera, genuina ley, nacida en el Paraíso terrenal y aprobada por Dios.

Os digo: “Quienquiera que repudie a su propia mujer, excepto el caso de probada fornicación, la expone al adulterio”. Porque, efectivamente, ¿qué hará en el noventa por cien de los casos la mujer repudiada? Se casará de nuevo. ¿Con qué consecuencias? ¡Mucho habría que decir acerca de esto! ¿No sabéis que podéis provocar con este sistema incestos involuntarios? ¡Cuántas lágrimas derramadas por la lujuria! Sí, lujuria. No tiene otro nombre. Sed francos. Todo se puede superar cuando el espíritu es recto, más todo se presta a ser motivo de satisfacción de la carnalidad cuando el espíritu es lujurioso.

La frigidez femenina, la pesadez de ella, la falta de habilidad respecto a las labores de la casa, la lengua criticona, el amor al lujo… todo se supera, incluso las enfermedades e incluso la irascibilidad, si se ama santamente. Pero dado que después de un tiempo, no se ama como el primer día, lo que es más que posible, se ve imposible, y se pone en la calle a una pobre mujer, abocada a la perdición. Comete adulterio quien la rechaza. Comete adulterio quien se casa con ella después del repudio.

Solo la muerte rompe el matrimonio. Recordad esto. Y, si vuestra elección ha sido desafortunada, cargad con las consecuencias como cruz, siendo dos infelices, pero santos, y sin hacer de los hijos – que, siendo inocentes, son los que más sufren por estas situaciones desgraciadas – unos infelices aún mayores que vosotros. El amor a los hijos debería haceros meditar muchas veces, muchas, incluso en el caso de la muerte del cónyuge. ¡Oh, si supierais contentaros con aquel que habéis tenido y al que Dios ha dicho: “Basta”! ¡Oh, si supierais vosotros, viudos, vosotras viudas, ver en la muerte no una mengua sino una elevación a mayor perfección como procreadores! Ser padre o madre – además de lo que ya se es – en lugar del padre o la madre muertos. Ser dos almas en una. Recoger el amor hacia los hijos del labio helado del cónyuge agonizante y decir: “Ve en paz. No temas por los que de ti vinieron. Yo los seguiré amando por ti y por mí, amándoles doblemente. Seré padre y madre. No se sentirán infelices bajo el peso de su orfandad, ni sentirán los innatos celos de los hijos de cónyuges unidos en segundas nupcias respecto a aquel, o a aquella, que ocupa el sagrado lugar de la madre, o del padre, que Dios llamó a otra morada.

[…] No tengáis anticaridad, pero tampoco imprudencia. Os acabo de decir: “Extended vuestra mano a los que están cansados, a los que no saben, a los que se encuentran en las redes de las súbitas desilusiones”. Más, si es caridad enseñar a los que no saben, infundir ánimo a los que están cansados, dar nuevas alas a aquellos que por muchas causas las han quebrantado, es imprudencia revelar verdades eternas a los que están infectados de satanismo, que se apoderan de ellas para pasarse por profetas, infiltrarse entre las personas sencillas, corromper, descarriar, ensuciar sacrílegamente las cosas de Dios. Respeto absoluto, saber hablar y callar, saber reflexionar y actuar: estas son las virtudes del verdadero discípulo para hacer prosélitos y servir a Dios. Tenéis una razón. Si sois justos, Dios os dará todas sus luces para guiar aún mejor vuestra razón.

Pensad que las verdades eternas son semejantes a perlas y nunca se ha visto arrojar perlas a los cerdos, que prefieren las bellotas y una papilla fétida antes que las perlas preciosas: las pisotearán sin piedad, para después, con la furia propia de quien habría sido objeto de burla, revolveros contra vosotros para despedazaros. No deis las cosas santas a los perros. Esto vale para ahora y para el futuro.

Muchas cosas os he dicho, hijos míos. Escuchad mis palabras: quien las escucha y las pone en práctica es semejante a un hombre reflexivo que, queriendo construir una casa, eligió un lugar rocoso. Sin duda le costó construir los cimientos. Tuvo que trabajar a base de pico y cincel, hacerse callos en las manos, cansar sus lomos. Pero luego pudo colar su argamasa en los huecos abiertos en la roca, y meter en ella los ladrillos bien apretados, como una muralla de baluarte, y así la casa se fue alzando sólida como un monte. Vinieron las inclemencias del tiempo, los turbiones; las lluvias desbordaron los ríos, silbaron los vientos, azotaron las olas… y la casa resistió todo. Así es el hombre que tiene una fe bien cimentada. Sin embargo, quien escucha con superficialidad y no se esfuerza en guardar en su corazón mis palabras – porque sabe que para hacerlo debería esforzarse, padecer dolor, extirpar demasiadas cosas – es semejante a aquel hombre que por pereza y necedad edifica su casa sobre la arena. En cuanto llegan las inclemencias, la casa, pronto construida, cae pronto, y el necio se queda mirando, desolado, sus ruinas y la pérdida de su capital. Pues bien, en nuestro caso es peor que un derrumbamiento – que se podría, no sin gastos y esfuerzos, reparar todavía - ; en este caso una vez derrumbado el edificio mal construido de un espíritu, nada queda para volver a edificarlo.

En la otra vida, no se construye ¡Ay del que se presente allí con escombros!


He terminado. Me encamino hacia abajo, hacia el lago. Os bendigo en nombre de Dios uno y trino. Mi paz descienda sobre vosotros”. Pero la muchedumbre grita: “Vamos también nosotros. ¡Déjanos ir contigo! ¡nadie habla como Tú!”. Y se encamina también la gente siguiendo a Jesús, que baja no por la parte por la que ha subido, sino por la opuesta, que va en línea recta hacia Cafarnaúm.

La bajada es muy inclinada, pero se recorre muy rápidamente, y pronto llega a los pies del monte, que se extiende sobre una pradera verde y florida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario